Publicaciones

Pulporama nº1: Detectives weird

Fringilla Coelebs

Fantasía urbana. Una ciudad bulliciosa y un detective en busca de su propia identidad.

A principios de este año nacía la revista Pulporama, y abría convocatoria para su primer número con una temática de lo más atractiva: Detectives weird. Aunque no trabajo mucho el weird me apetecía muchísimo intentar participar, y como aceptaban relatos de varias longitudes les mandé este cortito, del que no puedo contarte mucho aquí porque enseguida caería en el spoiler.

La revista está disponible en digital en Lektu y en papel en Amazon, y ambas ediciones están cuidadísimas, con unas ilustraciones preciosas.

Antología Con Corazón

París, Ciudad del Amor

Fantasía urbana. París. Una empresa poco común, un gestor de incidencias y un agente de campo.

Yo no sé escribir cosas románticas. Esto fue lo que le dije a Andrea Canet, de Generación Lectora cuando anunciaron una convocatoria de relatos sobre el amor. Pero Andrea, que es un sol así de grande, me animó a intentarlo. No tenía por qué ser romántico. Tenía que ser sobre el amor.

Y no puedo estarle más agradecida, porque me lo pasé pipa escribiendo a Dddooominique y Alix e imaginando cómo funciona la empresa en la que trabajan.

¿Es un relato de amor? Sí.

¿Es un relato romántico? También.

¿Es un relato de llorar? No. O no a propósito, al menos. Quién sabe qué fibras puede tocar.

La antología está disponible tanto en papel como en digital, tiene una cubierta preciosa y un montón de relatos de autores geniales. Por si fuera poco, todos los beneficios, de ambas ediciones, son a favor de la Confederación Salud Mental España. ¿Necesitas más motivos para comprarla?

Droids & Druis nº6: Transformaciones

Puesta pa'l derroche

Fantasía urbana. Los Ángeles, California. Una cantante de moda, una juerga con resultado inesperado y un desayuno en la terraza.

Ya he dicho más veces que todos mis relatos tienen una banda sonora. Casi siempre viene primero la historia, y luego le busco (o le encuentro sin buscarla) una canción. En este caso fue al revés.

Esta historia, o su chispa, me vino a la cabeza la primera vez que escuché La Combi Versace de Rosalía, y siguió viniendo cada vez que la escuchaba. Algún tiempo después, la revista Droids & Druids sacó una convocatoria con el tema Transformaciones, en la que encajaba mi historia como un guante.

Y, claro, ¿cómo no iba a escribirla?

Mi objetivo: que cada vez que escuches La Combi Versace te acuerdes de Fani, la protagonista de este relato.

Droids & Druis nº6: Transformaciones

Vieja

Ciencia ficción. Una experimentada piloto de naves en una misión personal y mundana.

Este relato fue una participación para un reto de Droids & Druids, que apareció en un momento en que me hacía mucha falta para exprimir los jugos escritoriles

El reto era una idea genial: cada participante tenía que proponer dos palabras y un tema. Estas se pasaban aleatoriamente a otro participante, que debía escribir un relato de unas 400 palabras con ese tema y esas dos palabras. Así que me apunté de cabeza.

El tema que me tocó a mí fue la vejez, y las palabras almohada y vidrio. No sé quién me las mandó, pero tengo que darle las gracias porque además de salir seleccionado, fue un relato que me divirtió mucho escribir.

Como curiosidad adicional, Droids & Druids incluyó en su podcast el relato audioficcionado. Puedes escucharlo en Ivoox o en Spotify junto con los otros dos relatos seleccionados, que son buenísimos. Y sí, lo narré yo misma, ten compasión.

Droids & Druis nº5: Juegos

Ajedrez

Fantasía urbana. Un lugar cualquiera. Dos hermanos y una tradición inquebrantable.

El relato más corto que he escrito, solo ocupa un tuit. Me da hasta vergüenza ponerlo aquí, pero una historia es una historia, ¿no? Y con más orgullo aún si sale publicada en una antología de Droids & Druids.

Descarga la revista, que está en pago social y aparte de mi modesta contribución, está repleta de contenido *chef kiss*.

Orgullo Zombi 3

Vacaciones definitivas

Fantasía urbana. Benalmádena, Málaga. Una agente de viajes novata, su mentora y un anciano canallita.

Desde que se publicó Orgullo Zombi 1 había querido participar en esta antología. A la segunda no llegué y me arrepentí, así que en cuanto salieron las bases para la tercera me puse a exprimir las neuronas para llevar a mi terreno una historia de muertos vivientes, que no es algo sobre lo que suela escribir.

La chispa saltó con una frase y una anécdota que no tiene nada que ver con el relato, pero oye, la inspiración a veces viene de los sitios más inesperados. Y al final quiero mucho a estos personajes.

El libro está disponible en papel y en digital. Yo que tú me lo compraría en papel, además de que todos los beneficios son a favor de la Fundación auténticos, la maquetación es una chulada.

Chocolate caliente y canicas

Chocolate caliente y canicas

Fantasía rural navideña. Un pueblo (probablemente de Extremadura), tres hermanos, una vuelta a casa por Navidad y una tradición que solo ellos tres comparten.

¿He dicho ya que me encanta la Navidad y escribir cosas navideñas?

Este relato de los de dejar el corazón tan calentito como un chocolate caliente lo escribí como acompañamiento al villancico Son de Antiel, del grupo Tresdoble, formado por mi marido David y dos de mis mejores amigos, Cris e Isma.

Siempre me gusta poner una canción como banda sonora a mis relatos, pocas veces ha estado tan clara como esta.

¡A la mierda el edadismo!

Rosinha dos Engrenagens

Steampunk, ucronía. Lisboa en 1906, una ingeniera, una autómata y música. Y Martim.

Ya puedo decir oficialmente que soy adicta a las convocatorias de Literentropía. Pero es que, ¿has visto qué temas se le ocurren al bueno de Otto?.

En esta ocasión pedían protagonistas femeninas mayores de 50 años y que fuesen la caña... Y yo acabé con una ingeniera en una Lisboa alternativa de principios del siglo XX con un gran sentido de la amistad, que ha subido rápidamente al top de mis personajes (y relatos) favoritos hasta la fecha.

Érase otra vez... entre mundos

Viento del Este

Retelling, fantasía. Centroeuropa, edad media, dos niños y dos brujas. O, al menos, las dos lo parecen.

Me encantan los cuentos, me encantan las películas de Disney y me encantan los retellings. Así que, después de haberme perdido las dos anteriores convocatorias de Érase otra vez..., esta no podía dejarla pasar...

Como el reto consistía en juntar dos mundos, pensé en mi película favorita de Disney y en el cuento que más miedo me daba de pequeña, y descubrí que tenían un elemento en común que podía dar bastante juego. Así nació Viento del Este, y me divertí un montón escribiéndolo.

Cowboys and Dragons (Literentropía)

No disparen al pianista

Fantasía western. Cattleroast, California, finales del s. XIX, un pianista y una sheriff. Y dragones, claro.

¿He dicho ya cuánto me gustan las convocatorias de Literentropía?. Cuando me enteré de esta locura de Cowboys & Dragons creí que no se me ocurriría nada. Dragones por supuesto, ya he escrito sobre ellos. ¿Cowboys? Si hace años que no veo westerns.

Pero un día, a las 2 de la mañana, cuando me estaba yendo a dormir, me vino la inspiración. Y, con la tontería, acabé creando a dos de mis personajes favoritos de todos los tiempos.

No te pierdas esta antología porque es de lo mejorcito que vas a ver publicado este año (y no es porque haya un relato mío).

Para quienes la necesitan

Para quienes la necesitan (#RelatillosNavideños)

Fantasía urbana. Madrid, Navidad, la dueña de una tienda, un consultor y un músico estonio. Ah, sí, y un reno. También hay un reno.

En Diciembre de 2020, la escritora Marta Márquez Olalla propuso en Twitter un reto literario, bajo el hashtag #RelatillosNavideños: escribir un minirrelato por cada día del mes, inspirado por una palabra concreta, casi todas relacionadas con la Navidad. Yo me propuse cumplir el reto, y lo acabé (bien por mí), pero hice un poco de trampa (mal por mí): en lugar de un minirrelato diario, acabé haciendo un relato corto en partes, una por cada día.

Como me gustó el resultado, lo junté todo y lo publiqué en Lektu bajo el título Para quienes la necesitan

Se armó el belén (Literentropía & Kraken Liberado)

Tres magas muy reinas

Retelling, fantasía. Belén, año 1, tres magas y una búsqueda.

Pocas antologías encontraréis más originales que las convocadas por Literentropía o El Kraken Liberado. Esta, que convocaron de forma conjunta, consistía en contar otra versión de lo que nos han contado que ocurrió en Belén aquella noche de hace 2021 años.

Siempre he querido escribir algo de Navidad, así que qué mejor ocasión para intentarlo, y qué ilusión tan grande que seleccionaran a mis magas para formar parte de esta antología tan genial.

Huesitos de santo para el alma

Huesitos de santo para el alma

Fantasía urbana. A Coruña, la noche de Todos los Santos y una importante herencia repostera.

Este es el primer relato que escribí sin pensar en ninguna convocatoria en concreto, sino por el simple disfrute de escribirlo, inspirada por la inminente víspera de Todos los Santos y animada por la buena experiencia con mi primera autopublicación.

Lo que más me han repetido quienes lo han leído es que deja el corazón calentito, y eso me deja el corazón calentito a mí, así que le tengo muchísimo cariño a este relato.

Cara B - Cuatro relatos descartados

Cara B - Cuatro relatos descartados

Cara B es una antología de relatos descartados. Cuatro relatos pensados para antologías que no fueron seleccionados o que no se llegaron a terminar o enviar. Cuatro relatos de fantasía con unas gotas de humor y una pizca de ternura. Cuatro personas comunes a las que les ocurren cosas extraordinarias.

En 2020 cumplí 40 añazos (es mentira, sigo teniendo 16) y decidí autopublicar una antología con cuatro de los relatos que tenía escritos y que no se habían llegado a publicar. Hice todo el proceso de publicación yo sola, para que esa experiencia fuese mi autorregalo, y elegí cuatro que tuviesen en común la fantasía urbana y el desenfado o feel good, porque cumplir los 40 en plena pandemia no merecía menos.

Solo uno de los relatos fue presentado a una convocatoria y no fue seleccionado, los otros tres no fueron publicados por otros motivos. ¿Juegas conmigo a adivinar cuál es cuál?

Una segunda oportunidad

Lucas

¿Realismo o fantasía? Lucas, las ganas de superación y la felicidad de sentirse uno mismo.

En 2019, la extinta editorial Amanecer convocó una antología benéfica de relatos sobre animales. Por desgracia, la editorial tuvo que cerrar durante la pandemia, pero la antología se ha vuelto a publicar de forma independiente en Lektu bajo el título Una segunda oportunidad. Eso sí, sigue siendo totalmente benéfica, y todo lo recaudado va a manos de la Asociación Gatas Salvajes.

Españapunk

Estrellita Ultramarinos

Ciencia ficción. Una mujer mayor, una tienda de barrio y una canción de Raphael.

En esta convocatoria de la editorial Cazador había que escribir un relato de ciencia ficción o terror inspirado por una canción de Raphael o Rocío Jurado, a elegir entre tres de cada uno. Era una apuesta tan original que no podía no intentarlo. Mi elección fue Digan lo que digan, de Raphael y volví a la ciencia ficción, porque seguía (y sigo) sin atreverme con el terror.

Visiones 2018

La Villa

Ciencia ficción. Transhumanismo. Una psicóloga, su paciente y los riesgos de querer vencer a la muerte.

Después de pinchar en la convocatoria del Visiones de 2017, en 2018 volví a intentarlo. Este año la convocatoria era temática y el relato debía girar en torno al transhumanismo, así que dejé de lado la fantasía para darle una oportunidad a la ciencia ficción. Y parece que no me salió mal del todo. Este sigue siendo uno de mis relatos favoritos.

Visiones 2016

El último trazo

Fantasía urbana. Dos mujeres, Galicia, la pintura y el mar.

Me gustó tanto la experiencia con el Visiones 2015 que no podía dejar de intentar repetir al año siguiente. Por aquel entonces todavía me costaba mucho arrancarle las palabras al teclado, pero me lo pasé muy bien escribiendo este relato. Aunque también solté alguna que otra lagrimita, qué se le va a hacer.

Visiones 2015

Paddington-Victoria

Fantasía urbana. Londres, años 50 del siglo XX y un maquinista jubilado.

A este relato le tengo un cariño especial, no solo porque está localizado en uno de mis lugares favoritos del mundo, sino porque fue el primero que escribí cuando decidí volver a hacerlo, después de un parón de 13 años.

También fue el primero que me publicaron, y el que me abrió los ojos a la comunidad literaria de la literatura de género, con la que tanto he aprendido y tan bien me lo he pasado estos últimos 6 años.